[REPORTAJE SF78] Una bala que roza la vena aorta, testigo de Sanfemin 78

Cuando los médicos observan las placas de José Ramón Vélez Mendizábal se sorprenden al ver una bala de fogeo. «He consultado con los heridos de guerra, y me han dicho que no pasa nada, que puede estar ahí años» explica. Vélez tuvo mejor suerte que Germán. Los médicos no tenían esperanza, pero  sobrevivió. El 8 de julio de 1978, en la plaza de toros de Iruñea, una bala le perforó el hígado, estómago e instestinos. «Me pasó entre la columna vertebral y la aorta, pero tuve suerte. La bala venía debilitada».

Loading player...
|2018/07/04
German-recuerdo
Recuerdo de Germán en la puerta del Ayuntamiento de Iruñea el mismo 1978.

Para Begoña Zabala ese 8 de julio era la primera vez que acudía a la plaza: «yo no sabía ni cómo se salía de la plaza». Josu Txueka, amigo de militancia de Germán Rodriguez, estaba haciendo la mili en Andalucia, no le dieron permiso para volver. Txueka es doctor en historia contenporanea, hoy en día miembro de la comisión de San Fermines 78. Ellos tres son protagonistas de los dos reportajes llevados a cabo para recordar el 40 aniversario de la muerte de Germán Rodriguez.

Todo ocurrio el 8 de Julio de 1978. A las 20:45 de la tarde, el buen ambiente y la fiesta eran las protagonistas en la plaza de toros de Iruñea. Varios jóvenes entran a la plaza con una pancarta que clama unos Sanfermines sin presos. A la altura del tendido 3 hay increpaciones. La policía entra a la plaza de toros y carga con pelotas de goma, botes de gas y balas de fogueo. El comisario Rubio dirige la operación. Los altercados Se expanden a las calles próximas de la plaza. Una bala hiere de gravedad a Germán Rodriguez en la cabeza, muere pocas horas después en el hospital.

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK