ELEAK

Tortura

Hoy es el día internacional contra la tortura en Euskal Herria. Apropiada fecha para recordar una noticia que pasó entre nosotras como de puntillas, en medio de un silencio atronador que hoy continúa.

Audio_placeholder

Tortura

Loading player...
eleak talaiatik
eleak talaiatik

A finales de junio del 2016, la Secretaría General de Paz y Convivencia del Gobierno Vasco de Gasteiz hacia público un informe. En el se afirmaba que en el período 1960-2013, las distintas fuerzas policiales fueron responsables de al menos 4.810 casos de tortura. Dicho de otra manera: un Gobierno certifica 5.000 casos de tortura contra su población, la mayoría perpetrada en época de democracia formal. 311 de esos casos, cometidos por la propia policía autonómica que tiene a sus ordenes. El informe provocó unos cuantos titulares el día de su presentación, y poco más. El Gobierno Vasco, cuya Secretaría realizó el informe, no mostró estupefacción ninguna. Ni siquiera se escandalizo ante la acusación de que funcionarios públicos bajo su mando torturasen a 311 de sus conciudadanos.

5.000. Cuando menos. Sólo en Araba, Gipuzkoa y Bizkaia. ¡Y nadie pide responsabilidades! Por si a alguien le parece una cantidad desdeñable, es lo que tiene ser un pueblo txikito, le propongo extrapolar esos datos a los dos Estados que nos rodean, en proporción a su población: En el reino de España, serían 110.000 casos, en el Estado Francés, 165.000. Por ejemplo.

Qué policías en concreto ejecutaron las torturas; cuántos policías, médicos forenses, periodistas o jueces colaboraron conscientemente en su perpetración u ocultación por acción u omisión; dónde se sitúan las responsabilidades políticas. Responder esas preguntas y que se abran las investigaciones judiciales correspondientes parece política ficción a día de hoy. A ratos una no sabe que da más miedo: constatar que esas torturas ya ocurridas quedarán impunes, o saber que todos esos torturadores directos e indirectos, continúan en sus puestos de trabajo a día de hoy. Los que no se hayan jubilado ya con una buena pensión, claro esta.

Pero no es tiempo de odios, rencores ni dolores. Así que, mejor acabar formulando un bienintencionado deseo para el futuro, expresado en forma de bella poesía:

“Torturador y espejo”                                                                                                        

Mírate                                                                                                                                así                                                                                                                                       qué cangrejo monstruoso atenazó tu infancia                                                                          qué paliza paterna te generó cobarde                                                                                   qué tristes sumisiones te hicieron despiadado                                                                         no escapes a tus ojos                                                                                                        mírate                                                                                                                                   así

Dónde están las walkirias que no pudiste                                                                                la primera marmita de tus sañas                                                                                            te metiste en crueldades de once varas                                                                                   y ahora el odio te sigue como un buitre                                                                                  no escapes a tus ojos                                                                                                          mírate                                                                                                                                  así

Aunque nadie te mate                                                                                                         sos cadáver                                                                                                                  aunque nadie te pudra                                                                                                        estás podrido                                                                                                                     Dios te ampare                                                                                                                      o mejor                                                                                                                               dios te reviente.

Mario Benedetti

 

Honi buruzko guztia: Eleak