Bittor Abasolo
Bittor_abasolotalaiatik
Seguimos corriendo

Cada dos años, junto con el inicio de la primavera, miles y miles  de euskaldunes nos ponemos nuestras deportivas para correr  con el fin de reivindicar algo tan nuestro como el euskera. Algo  que para algunos sonará a locura para nosotras se convierte en  un evento lleno de emoción, euforia y porque no, alguna que  otra lágrima.

Loading player...
2017/04/18 12:30

Esa reivindicación consigue que miles y miles de  personas salgamos a la calle y se nos escuche mas allá de  nuestras fronteras.

Imaginaos algo similar por los derechos civiles y políticos. Cambio de modalidad: en vez de una maratón de relevos de once días esta es una carrera de fondo pero de obstáculos. En principio el terreno se visualiza llano o así nos lo han querido hacer ver las élites que imponen las reglas del juego. Pistoletazo de salida y comenzamos. En los primeros metros el primer obstáculo. Un señor uniformado nos hace parar y nos sanciona por llevar alguna frase que a él no le gusta o que al estado le incómoda. Reanudamos la marcha con mucho más convencimiento de querer terminarla. Después de unos cuantos kilómetros llegamos a una curva y un juez nos informa de una citación judicial. La citación es por un tweet. Utilizamos esa rabia que sentimos para seguir. El camino se va estrechando y se esmeran por marcarnos bien para que no nos desviemos de la dirección señalizada. Carteles como los de exceso de velocidad pero con sumas de dinero cuantiosas y con años de cárcel inexplicables nos recuerdan qué pasaría si elegimos el atajo de la disidencia. No nos importa. Nos damos la mano, aumentamos el ritmo y nos adentramos en el atajo. Esquivamos los diversos obstáculos que se nos presentan: tribunales de excepción, ley mordaza, nuevo código penal, diversas fuerzas de seguridad… toda la maquinaria de represión y criminalización con la que cuentan intentan hacernos parar. Pero aún y todo seguimos corriendo.

Por fin vislumbramos el primer lugar de avituallamiento: Baiona.  Esperamos a los rezagados, nos unimos, nos organizamos y como nos puede la curiosidad leemos el mensaje del “lekuko”. Es la sociedad civil unida y organizada la protagonista y el primer paso para avanzar. Recuperamos energías. Nos atamos los cordones. Y nos preparamos para seguir corriendo.      

 

 

ERLAZIONATUTAKO ALBISTEAK